Actualmente las adolescentes  viven diversas formas de violencia física y psicológica de parte de sus pololos como: control y aislamiento, descalificaciones y humillaciones, manipulación emocional. Estas conductas forman parte de la cultura chilena en que  todavía  se cree y justifica que los hombres tienen derecho a controlar la libertad y la vida de las mujeres. 

Pololeos tóxicos hace referencia a relaciones entre adolescentes que son dañinas  porque no existe armonía ni crecimiento entre las partes,  sino que hay presencia permanente de  varios  de los siguientes elementos: dominación, posesividad, desconfianza, celos, desequilibrio entre las partes, falta de respeto, violencia, chantaje, manipulación y/o adicción.